Paola Salas: amor, trabajo, magia y aire puro

De Chile, donde nació, a Austria, donde conoció a su marido… y de ahí a Praga, con un buen contrato de trabajo: Paola recorrió unos cuantos kilómetros procurando cumplir sus sueños. Hoy es directora de Ventas y Desarrollo del Negocio en el Mandarin Oriental de Praga, “un hotel espléndido en un lugar mágico”. Y nos regala sus consejos para recorrer la ciudad y hacerse alguna escapada al parque Kampa, para respirar aire puro.

Por: Colaborador invitado

Publicado: Febrero 17, 2017

¿Qué no se debe dejar de hacer en Praga cuando estás de visita?

Imperativo tomarse una buena cerveza Pilsner Urquell.

 

¿Qué fue lo que más te sorprendió de las costumbres locales cuando te fuiste a vivir a Chequia?

Sacarse los zapatos cuando entras a una casa checa . Cuidado si tienes hoyos en los calcetines. Por cierto, hoy en día he adoptado esa costumbre en mi propia casa.

 

¿Cuál es tu rincón favorito en Chequia y por qué?

Praga y sobre todo Mala Strana, que es la parte más romántica de la ciudad.

 

¿Cuál es la anécdota más divertida de la convivencia con los checos? Tu gran encuentro o desencuentro cultural.

Desencuentro total fue la carpa navideña llena de espinas . Antes de las fiestas de fin de año, las calles de las ciudades checas se llenan de puestos donde se venden carpas. La carpa debe prepararse de la manera más simple, frita o asada, sin tratar de sacarle previamente las espinas. Es para que las personas que la consumen estén sentadas junto a la mesa de Nochebuena el mayor tiempo posible y compartan el encanto de la Navidad, conversen tranquilamente y sin apuros. Las espinas en la carpa, que son más de 300 en total, garantizan que sea así.

 

¿A qué lugar invitarías a comer a un amigo extranjero que te visita?

A Kolkovna Olympia por su ambiente local y comida checa.

 

Dos o tres platillos que no te puedes perder…

Mi sopa favorita es la Kulajda, muy típica de la cocina checa. Se elabora con leche agriapuré de patatasetas y se aromatiza con eneldo. También el codillo de cerdo.

 

¿Cuál (¡o cuáles!) es tu cerveza checa favorita?

Pilsner Urquell.

 

¿Cuál es tu salida nocturna favorita en tu ciudad?

No soy de discotecas, pero un momento mágico es cruzar el Puente Carlos por la noche cuando no hay casi nadie y disfrutar de su tranquilidad nocturna y las vistas de la ciudad iluminada. Aunque llevo desde el año 2008 en Praga, cada vez se me pone la piel de gallinita .

 

Cuéntanos de algún lugar fuera del circuito turístico que merece la pena visitar.

El embalse de Lipno es el más grande de este tipo en la República Checa. Este lago gigantesco, situado en la preciosa naturaleza de Sumava, es un destino único para el verano.

 

Contacto

Paola Salas

Director of Business Development / Sales

Hotel Mandarin Oriental

Dirección: Nebovidska 459/1, 118 00 Praga 1, Chequia.

www.mandarinoriental.com

Canales relacionados

Consejo de local
Daniel Sosa: con la mirada clavada en las cien agujas de Praga

El director comercial del hotel Intercontinental de Praga, originario de España, lleva desde 2009 viviendo en Chequia. “Vine por trabajo y conocí a mi esposa, con quien ya tengo dos hijos, de dos y cinco años”, resume. Los niños se encargan hoy de ocupar la mayor parte de su tiempo libre. Sin embargo, también disfruta de correr, jugar al golf y relajarse en la naturaleza.

Consejo de local
Néstor Henríquez: checo por elección

Una beca para terminar sus estudios en Ciencias Políticas llevó a Néstor –hace ya 21 años– desde Colombia, su país natal, a Chequia, que lo cautivó y le cambió la vida y los planes. Hoy es guía de turistas en Praga y tomó la nacionalidad checa. Así, nos cuenta sobre los lugares que debes ver en su ciudad favorita.

Consejo de local
Jiří Paldus, el Museo de la Guerra Fría y un soldado que no sonríe

Escondido bajo el subsuelo del Hotel Boutique Jalta, frente a la plaza de Wenceslao, en Praga, está el Museo de la Guerra Fría, en lo que fuera un bunker nuclear. El mentor de este interesante espacio –que es posible recorrer en una visita guiada de 45 minutos–, nos cuenta cómo nació el museo y, a la hora de la foto, posa muy serio, con la misma seriedad con la que reunió la colección que exhibe orgulloso: “Los soldados no sonríen”, argumenta.

Consejo de local