Mexicano en Brno

Te compartimos la experiencia de un mexicano que vive en Brno. Hildeberto Alemán es Mexicano, vive en Brno y es el dueño de la escuela de idiomas TeachMe. Es maestro por vocación y actor por profesión. Opina que las costumbres checas son las de las más interesantes que había experimentado en su vida.

Por: Colaborador invitado

Publicado: Agosto 10, 2017

Cuentanos un poco de cómo llegaste a vivir a Chequia y un poco más de tu experiencia en este país

Llegué a Chequia a conocer a una chica de Brno en Las Vegas, nos enamoramos y después ella me invitó a venir. Al llegar me ofrecieron trabajo dando clases de literatura hispanoamericana en la Universidad de Olomouc, ahí me enamoré de la cultura y la gente, siempre cordial y abierta con los extranjeros, aparte del ingenio checo y la picardía fueron esenciales para sentirme en un lugar fascinante y lleno de oportunidades. Soy maestro por vocación, actor por profesión y empresario por experiencia. Me gusta hacer música en mis ratos libres, visitar lugares en la ciudad, leer, y jugar al fútbol. 

 

¿Qué fue lo que más te sorprendió de las costumbres locales cuando te fuiste a vivir a Chequia?

Me sorprendió la cordialidad de los checos, sus costumbres son muy interesantes, algo que no había vivido en ningún lado, saben disfrutar de la vida y tener ratos agradables sin tener que pedirle nada a nadie. Las costumbres checas son de las más interesantes que he experimentado en mi vida.

 

¿Cuál es tu rincón/lugar favorito en Chequia y por qué?

Mi rincón favorito es la ciudad de Brno. En esta ciudad hay muchísimas cosas que hacer y la ciudad tiene un encanto especial. Cualquier extranjero que llega se enamora de su arquitectura, el ritmo de vida y la belleza de su gente.

 

¿Cuál es la anécdota más divertida de la convivencia con los checos?

Al principio estaba acostumbrado a saludar con un beso a las chicas, mamás, o abuelitas de mis amigos o amigas, y a veces no lo podía evitar o sentir raro si no lo hacía, también al principio no podía dejar de saludar o hablar con las personas en las paradas de autobuses, o sentadas al lado mío. Era descortesía no hacerlo, así que mucha gente pensaba que estaba loco, por que además sonreía bastante.

 

¿A qué lugar invitarías a comer a un amigo extranjero que te visita?

Lo llevaría al bar Bláhovka, o U Blahovky, que está cerca de mi casa donde se sirve de las mejores cervezas en Brno, y el mejor codillo de cerdo “koleno” en Brno.  Claro antes de la comida, es necesario tomarse un trago de Slivovice ;)

 

Dos o tres platillos no te puedes perder.
Kachna se zelím (pato con col agridulce rehogada)  y  gulash  hecho en casa con carne " falesna svickova" y mucha cebolla…. Los dos son  iguales de deliciosos

 

 ¿Cuál (¡o cuáles!) es tu cerveza checa favorita?

La pregunta más difícil, creo que por el momento mi cerveza favorita es Putnik o Kohout, la Starobrno ya no sabe bien y Pilsner será siempre Pilsner

 

¿Cuál es tu salida nocturna favorita en tu ciudad?

Al bar Na stojáka es de los sitios mas interesantes que existen en Brno, además la calle Kozí es muy especial puesto que cuenta con una vida nocturna particular de Brno.

 

Cuéntanos de algún lugar fuera del circuito turístico que merece la pena visitar.

Bosonohy, puedes conocer a gente interesante y divertida, aparte que las chicas más lindas de Brno creo que vienen de ese lugar. Hody (las fiestas) está buenísimo en Bosonohy

 

Datos de contacto:

www.teachme.cz

Canales relacionados

Consejo de local
Daniel Sosa: con la mirada clavada en las cien agujas de Praga

El director comercial del hotel Intercontinental de Praga, originario de España, lleva desde 2009 viviendo en Chequia. “Vine por trabajo y conocí a mi esposa, con quien ya tengo dos hijos, de dos y cinco años”, resume. Los niños se encargan hoy de ocupar la mayor parte de su tiempo libre. Sin embargo, también disfruta de correr, jugar al golf y relajarse en la naturaleza.

Consejo de local
Proti Proudu: para los que van contra la corriente

El barrio de Karlín, en Praga 8, propone la mayor parte de la novedad que se permite la milenaria ciudad capital. Allí, donde se multiplican los bares alternativos, los cafés con toques muy contemporáneos y la oferta de diseño, llama la atención el bistró Proti Proudu –se traduce como “contra corriente”–, que tiene al frente a la pareja de periodistas Karolina y David Konečný.

Consejo de local Café literario
Jiří Paldus, el Museo de la Guerra Fría y un soldado que no sonríe

Escondido bajo el subsuelo del Hotel Boutique Jalta, frente a la plaza de Wenceslao, en Praga, está el Museo de la Guerra Fría, en lo que fuera un bunker nuclear. El mentor de este interesante espacio –que es posible recorrer en una visita guiada de 45 minutos–, nos cuenta cómo nació el museo y, a la hora de la foto, posa muy serio, con la misma seriedad con la que reunió la colección que exhibe orgulloso: “Los soldados no sonríen”, argumenta.

Consejo de local