La fábrica de Moser: El cristal de Bohemia, paso a paso

Todo el prestigio que ha conseguido el cristal de Bohemia en el mundo puede resumirse en una marca: Moser. Desde 1857, la empresa produce los objetos más refinados en Karlovy Vary, donde es posible visitar la fábrica y conocer a los artistas que hacen realidad la perfección, la belleza y la exclusividad.

Por: Jess Garbarino

Publicado: Marzo 07, 2019

Hace unos 160 años, Ludwig Moser comenzó a producir objetos de cristal de altísima calidad en el famoso balneario checo de Karlovy Vary, donde acudían los millonarios de toda Europa para beber las aguas minerales terapéuticas de los manantiales. Pronto se corrió la voz sobre la belleza y refinamiento de las piezas elaboradas a mano, al punto que el empresario empezó a recibir pedidos incluso de las casas reales.

Desde aquel entonces hasta hoy, la compañía ha sabido evolucionar sin ceder un milímetro en su obsesión por la perfección. Así, cuando se visita Karlovy Vary, es una excelente idea hacer el recorrido guiado por la fábrica de Moser para conocer la sorprendente historia, el proceso de elaboración y las nuevas tendencias de diseño del cristal de Bohemia.  

 

El museo y la fábrica

Al llegar a las instalaciones de la fábrica de cristal Moser, lo primero que llama la atención son las esculturas de cristal que se encuentran en los jardines junto a la entrada, perfectas para una divertida sesión de fotos.

Luego se ingresa al Café Moser, donde se puede beber algún refrigerio en lo que llega el turno de iniciar el recorrido guiado.

La primera parada de la visita será en el Museo del Cristal, donde se pueden apreciar algunas de las piezas más famosas y la historia de la compañía. Allí también exhiben un video de 10 minutos (con audio en diferentes idiomas), que hace un resumen de los 160 años de historia de la empresa.

Así llega el momento de presenciar el ajetreo en el taller de soplado de vidrio. Pero antes se ofrece una explicación sobre la materia prima y el proceso completo de elaboración de cada pieza. Una vez en el enorme galerón la temperatura sube, el aire huele a madera quemada y la fascinación de los visitantes crece ante el hipnótico trabajo manual en que una bola de vidrio incandescente va tomando diferentes formas.

Luego, viene el templado, el corte, el tallado y, en algunos casos, la aplicación de oro o platino a las piezas. Pero esas etapas de la fabricación conservan algunas técnicas secretas que no se muestran al público.

Por fin, el grupo sale del taller para reunirse en la plaza Ludwig Moser para que el guía pueda responder a las preguntas en un ambiente más relajado.

La tienda que se visita antes de partir resulta igualmente interesante, ya que allí se exhiben tanto las piezas más clásicas como los trabajos innovadores de los jóvenes y talentosos artistas que la empresa incorpora constantemente a sus filas.

 

 

Más información

https://www.moser-glass.com

Canales relacionados

Experiencia viajera
Buscando a Alfons Mucha por la República Checa

Gracias a la  interesante  exposición que se puede ver hasta el 25 de febrero  de 2018 en el madrileño Palacio de Gaviria, Alfons Mucha  va a ser uno de los grandes protagonistas de la oferta cultural de esta temporada. Ya lo fue en 2008, cuando Caixaforum organizó la primera gran muestra entorno a su obra que se hacía en España y que recibiría más de 360.000 visitantes.

Experiencia viajera
El excelente cristal checo

Sus orígenes se remontan al siglo XIII y desde entonces su calidad ha sido tan valorada y se ha extendido tanto que incluso algunos fabricantes han suministrado a famosas firmas de renombre mundial. En Bohemia existen varias fábricas y también museos para conocer más a fondo este producto tan atractivo y delicado.

Experiencia viajera
Lujo y austeridad: dos casas funcionalistas de Praga

Las villas Müller y Rothmayer resultan dos excelentes ejemplos de la arquitectura funcionalista. Sin embargo, ambas se basan en ideas muy diferentes: la primera en la excelencia de las materias primas –sin reparar en gastos– y la segunda en el reciclaje y el ahorro. Ambas están abiertas al público.

Experiencia viajera