BRAMBORÁKY: Crepas de papa tradicionales

¿Antojo de algún bocado salado para compartir en familia? El bramboráky es una especie de crepa o panqueque de papas checo que se puede servir al centro de la mesa, remojar en alguna salsa y acompañar con una agradable charla. Es fácil de preparar y muy reconfortante.

Por: Jess Garbarino

Publicado: Mayo 08, 2020

Ingredientes

Para 4 personas

6 papas medianas

1 huevo

1/3 taza de harina

3/4 taza de leche

2 dientes de ajo

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de mejorana u orégano

Pimienta

Aceite vegetal para freír

Preparación

Pelar y rallar las papas. Dejarlas reposar sobre un colador para quitarles el exceso de agua y evitar que salpiquen mucho al contacto con el aceite caliente.

Integrar los ingredientes: papas ralladas, ajo picado, orégano o mejorana, pimienta recién molida, sal, huevo, leche y harina. Mezclar bien para que no queden grumos.

En una sartén con aceite bien caliente (para evitar que absorba demasiada grasa), verter una cucharada de masa, cuidando que se escurra el exceso de líquido. Cuando se dore la parte de abajo del bramboráky, voltearlo y luego retirar. Repetir la operación hasta que se acabe la masa.

Servir solo, con carne ahumada, con chucrut (col agria), con alguna salsa o, incluso, con salchichas como acompañamiento.

Consejo: También se le puede agregar algún queso rallado a la masa.

Conoce al chef Ricardo González

Aunque su especialidad son los pasteles, galletas y todo tipo de delicias dulces, el chef Cardín (apodo que le puso su abuela) se animó a preparar ante la cámara, en plena cuarentena, estos ricos bramboráky y a sugerir algunas “tropicalizaciones” latinoamericanas del platillo checo. No te pierdas el video con el paso a paso.

 

El chef Ricardo González es un apasionado de las artes visuales y un día decidió traducirlas al idioma de los sabores. Así se transformó en un panadero experto en las técnicas, pero sin miedo a experimentar y crear deliciosas recetas dulces, guiado por su intuición y su sazón.

Ricardo creció junto a su abuela, La Yaya, quien atendía la famosa papelería Foyo, en la colonia Condesa de la Ciudad de México y preparaba platillos de su originaria Asturias, como bacalao y paella, además de pasteles de chocolate, gelatinas de piña, de nuez, mentas caseras y tantos otros deliciosos postres. Tras heredar su pasión por la cocina, Cardín decidió estudiar una licenciatura en Gastronomía en la Universidad del Claustro de Sor Juana.

Por fin, tuvo oportunidad de empezar su propio negocio, que en un inicio era apenas un pequeño servicio de catering, pero que fue creciendo hasta convertirse en lo que ahora es Cardín Pastelería, una tienda especializada en pasteles creativos de fondant, postres personales y panadería artesanal que ha sido reconocida como una de las mejores y más creativas de la Ciudad de México. Debes probar su pan de muerto y su rosca de reyes.

Si quieres algo dulce, no dudes en visitarlo o pedir envío a domicilio: Cardín Pastelería, Alvaro Obregon 8, local A, Roma Norte, Ciudad de México.

Canales relacionados

Sabores
ČESKÉ BUCHTY: Dulzura que emociona

El bocado dulce más típico de la pastelería checa se agota rapidísimo en el Designum Café, que se encuentra adosado al encantador hotel boutique Golden Key de Praga. “Los huéspedes checos van a lo seguro, mientras los extranjeros prueban y se emocionan”, asegura la chef Marcela Benešová, quien nos comparte la receta de sus bollos checos para prepararlos en casa, en tanto llega la oportunidad de visitar la ciudad de Praga en general y su cafetería, en particular. 

Sabores
BRAMBORÁKY: Crepas de papa tradicionales

¿Antojo de algún bocado salado para compartir en familia? El bramboráky es una especie de crepa o panqueque de papas checo que se puede servir al centro de la mesa, remojar en alguna salsa y acompañar con una agradable charla. Es fácil de preparar y muy reconfortante.

Sabores
Como descubrir BRNO a través de 10 emblemáticos cafés

A la capital de Moravia se la podría descubrir a través de sus mejores cervecerías, de sus  curiosos museos o siguiendo el rastro de su arquitectura funcionalista pero quizás la forma más agradable de hacerlo sea a través de algunos de sus cafés -o kavárna-  más emblemáticos que por cierto pueden convertirse, llegado el momento, en estupendos bares de copa.

Sabores Café literario