Pardubice, un destino desconocido pero muy atractivo

A una hora al este de Praga, en tren o en coche, y, atención, a menos de tres desde Alicante, con un vuelo directo de compañía low cost, está Pardubice. Esta ciudad es muy interesante para conocerla, debido a todo lo que posee, y para emplearla como cuartel general, desde la que visitar toda Chequia, por ser un nudo de comunicaciones.

Por: Joaquín del Palacio

Publicado: Noviembre 12, 2018

Pardubice es una ciudad que está situada en el centro-este de Chequia. Esta ubicación es ideal para los enlaces entre Praga con Brno o con Olomouc, por ejemplo. Eso la dota de varios trenes cada hora para llegar al centro de la capital u otras ciudades. Por otro lado, su patrimonio, sus caballos, el pan y una fiesta singular la convierten en un destino desconocido pero muy atractivo.

Al ser un nudo ferroviario permite tomar varios rumbos con facilidad. También el acceso a Pardubice desde la estación de tren es sencillo porque está muy cerca del centro y el aeropuerto solamente a 3 km. Además la movilidad interna es sencilla y barata pues los taxis tienen una tarifa plana de 100 CZK (4€).

Ciudad encantadora

Fue fundada junto a la orilla del Elba, a mediados del siglo XIV, en torno a un monasterio del siglo anterior. En el encuentro del afluente Chrudimka con el gran río está el castillo, que la familia Pernštejn convirtió en un palacio singular. Hoy acoge en sus dependencias el museo de Bohemia Oriental, sus exposiciones sobre la ciudad, la arqueología, numismática, vidrio checo o arte suponen una visita imprescindible. La zona centro se denomina Perštýnské náměstí y está compuesta por muchos edificios renacentistas en calles empedradas, preciosos detalles arquitectónicos y la Puerta Verde, que es el símbolo de la ciudad. Tiene una altura de 60 m y contiene una exposición permanente, “Crónica de Pardubice”, y otra temporal.

Destaca la equitación

Los caballos de Pardubice son mundialmente conocidos y la carrera hípica que se celebra aquí también, por ser muy famosa y muy temida. La Gran Steeplechase, la más antigua y difícil carrera de cross country, se realiza una vez al año y es célebre por contar con el temido foso Taxis, que solamente se pasa una vez en la prueba de octubre. Y ni siquiera la pueden entrenar por si los caballos se negasen a saltarlo por segunda vez. La pista mide 6.900 m, consta de 31 obstáculos y lo disfrutan en directo 45.000 espectadores.

El caballo kladruber es originario de las Caballerizas Reales de Kladruby nad Labem, que funcionan desde que se crearon en 1579. Criaban kladrubers blancos, para la nobleza y los monarcas, y negros para dirigentes eclesiásticos, así estos equinos, potentes y elegantes, llegaron a la Ciudad del Vaticano. En esta visita se ven los caballos, carrozas, antiguos trineos y se puede practicar la hípica o conducir un carruaje. También hay una asociación que ayuda a los niños discapacitados, usando estos animales para aplicar equinoterapia, se llama Apolenka.

Un pan muy rico

A Pardubice se la conoce por la calidad de su pan de jengibre, que producen desde el siglo XIV. Es el símbolo de la ciudad y tiene su propio museo. Además celebran la fiesta del Pan en el patio del palacio montando exposiciones, poniendo puestos con objetos de madera y con gastronomía; también cuentan cuentos y realizan más actividades.

Este pan está muy rico tomado con una Porter, la cerveza local negra, que lleva fabricándose desde 1890. Es un placer disfrutarla en las terrazas y locales de sus calles gozando de la paz y belleza del lugar.

Muy cerca:

- En Veselý Kopec, museo al aire libre, celebran unos famosos carnavales que son Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO

-Castillo de Kunětická hora, la leyenda dice que custodia el tesoro de Opatovice.

Canales relacionados

Experiencia viajera