Liberec, el encanto entre la naturaleza

En esta ciudad y su entorno se pueden practicar varios deportes en cualquier época del año, recorrer rutas por la naturaleza a pie o sobre esquíes y conocer un hito arquitectónico que, incluso, te permitirá alojarte y comer.

Autor: Joaquín del Palacio

Fecha: 01 de febrero de 2018

Canales: Viaja

Ubicación: Ver en Google Maps

A una hora aproximadamente en coche desde Praga hacia el norte se encuentra Liberec, un paraíso para la práctica de deportes de todo tipo  el golf, el esquí o incluso disfrutar de un parque acuático cubierto en cualquier época del año. Y para los amantes de la ingeniería y los edificios singulares está la torre Ještěd, en la que podrás alojarte; pero esta ciudad aún nos depara más sorpresas...

 

¡Parece un O.V.N.I!

 

A primera vista la torre Ještěd puede parecer una nave espacial posada en la cumbre de un monte pero no es lo que parece. Se trata de un llamativo edificio singular, una torre de comunicaciones que es uno de los símbolos de Chequia. Está situado en la cima de la montaña Ještěd, que con, solamente, 1.012 metros de altitud, es un referente muy conocido. Destaca por ser un mirador privilegiado con vistas de 360º sobre la naturaleza circundante y un destino en sí mismo porque también es un hotel muy especial que cuenta con unas habitaciones con un diseño peculiar que nos recuerdan el interior de la nave espacial que semeja ser desde la distancia. Un alojamiento diferente e inolvidable.

 

Todo en este sitio es excepcional: su forma, su ubicación o su acceso, aparte de por carretera se puede realizar mediante un teleférico, de 1.188 m de longitud que salva un desnivel de 402 m. Además es peculiar porque su restaurante es panorámico y sus mesas junto a las grandes ventanas nos permiten disfrutar de la buena gastronomía checa mientras esos escaparates convertidos en pantallas de cine nos proyectan las impresionantes imágenes de sus alrededores.

 

A lo largo de la historia varios hitos, cabañas y edificios fueron erigidos en esta cumbre hasta que en los años 60, del siglo XX, se proyectó la actual torre Ještěd que se terminó el 21 de septiembre de 1973, ese mismo día comenzó su funcionamiento como torre de comunicaciones, como hotel y restaurante. Una obra llevada a cabo por el arquitecto checo Karel Hubáček que mereció el Premio Auguste Perret en 1969 a la tecnología aplicada a la arquitectura.

 

Paraíso de deportes de invierno

 

Uno de los destinos invernales más famosos para los checos es Liberec, una ciudad situada en la cadena montañosa de los Sudetes, que es ideal para la práctica de los deportes de invierno pues en su región existen muchos lugares para disfrutar de la nieve con pistas de descenso, esquí de fondo, trampolines, trineos, motos de nieve, raquetas, etc. Un lugar para experimentar grandes sensaciones. La estación de esquí de Jizerské hory está preparada para la práctica de esquí de fondo en un paisaje de aspecto salvaje entre frondosos bosques que te transportará a los fríos bosques de la taiga.

Y si se prefiere alternar el deporte de nieve con el de agua también se puede hacer en Liberec, hasta en invierno, porque cuenta con un inmenso parque acuático cubierto, el Centrum Babylon Liberec.  Es un centro muy completo en el que existe zona lúdica, sauna, hotel, varios restaurantes e, incluso, se puede practicar el golf. Estas instalaciones cuentan con el IQ Park, una zona interactiva para que los visitantes disfruten de actividades y juegos interactivos que entretienen y enseñan. 

Envuelta en la espesura

La situación de Liberec le proporciona un entorno natural repleto de parques y masas forestales. Existen varias reservas y zonas naturales protegidas en esta región. Estos bosques se comportan como grandes reservas de agua en las que abundan manantiales, ríos y lagos que contribuyen a que la naturaleza sea desbordante y que en las inmediaciones se localicen multitud de espacios naturales como la Reserva Natural Nacional de Jizerskohorské bučiny. En esta reserva predominan bosques de hayas, piceas y abetos en estado natural, un ecosistema en el que abundan especies raras de plantas e insectos. Allí está la carretera de montaña Stolpišská silnice, un antiguo sendero de carreteras del siglo XIX con puentes y muros de piedra que hoy se ha recuperado y se ha convertido en ruta de senderismo que muestra sus maravillas.

La relación con la naturaleza es tan estrecha que esta ciudad cuenta con un sensacional Jardín Botánico, que data de 1876. A pesar de estar en una zona fría, que tiene un clima de montaña muy extremo para algunas especies, posee 10 pabellones con unos 3.500 m2 de exposición y 14 temas botánicos diferentes entre los que destacan: su colección de plantas carnívoras, las colecciones de cactus y las orquídeas. Es una visita imprescindible.

Debido a la gran cantidad de aguas de la región la ciudad cuenta con un lago natural represado junto a un bosque que sirve para disfrutar durante el buen tiempo. Este lago es una zona de baño autorizada ideal para la temporada estival.

 

Recorriendo la ciudad

 

Liberec es una ciudad que aglutina varios edificios y lugares que nos sorprenderán, empezando por su impresionante Ayuntamiento que data del siglo XIX, y además tiene la singularidad de que en su sótano se ubica el restaurante Radniční Sklípek,  abierto desde 1893, cuya imagen nos traslada a esa época. En este establecimiento se degustan los buenos platos de carne como el tartar o el pato asado y las cervezas tradicionales checas.

 

Para bajar la comida un paseo por el centro nos descubrirá casas tradicionales centroeuropeas con las vigas transversales e iglesias como la del Santo Crucifijo o la de san Antonio y museos interesantes como el del Vidrio o el de Bohemia del Norte.

 

El hotel Praha de estilo art nouveau es un alojamiento de 3 estrellas que fue edificado en 1905 y tras una remodelación en 2003 el edificio ha conservado todo el encanto de su estilo arquitectónico mejorando la calidad de sus habitaciones y salones. Su relación calidad precio es muy buena y supone todo un clásico para disfrutar del hospedaje en un edificio que ha formado parte de la intensa historia checa del siglo XX.

 

Muy cerca:

 

-El Palacio de Conde Clam Gallas del s. XVII

-El Parque Nacional de la Suiza de Bohemia

-El pueblo de montaña Špindlerův Mlýn

Buscar artículos:

A menos de dos horas en coche de Praga encontrarás increibles lugares…

Autor: Hola.com

Medio: Hola México

Fecha: 13 de marzo de 2018

leer más

Cumbre  medieval en Cesky Krumlov   Por Javier Carrión   Todos los años, Cesky Krumlov, la segunda ciudad checa…

Autor: Colaborador invitado

Fecha: 13 de junio de 2017

leer más

Luego de vivir seis años en España, Francia y Suiza –donde hizo amigos, aprendió otros idiomas y trabajó en tur…

Autor: Jess Garbarino

Fecha: 04 de julio de 2017

leer más