Teplice: La Ciudad de los Emperadores y los Reyes, en 10 pasos

La ciudad balneario más antigua de Europa central, ubicada a mitad de camino entre Dresde y Praga, es famosa por sus spas, sus aguas termales, los personajes que por allí pasaron y sus historias. Descubre Teplice en 10 pasos.

Por: Jess Garbarino

Publicado: Mayo 28, 2019

  1. Castillo, Museo Regional y jardines

Los cimientos del Castillo de Teplice datan del siglo XII, cuando la reina bohemia Judith de Turingia hizo construir allí un convento. Con el paso de los años, se fueron sucediendo los nobles propietarios, además de las ampliaciones y renovaciones con distintos estilos arquitectónicos. Pero el edificio fue también testigo y protagonista de la historia: importantes reuniones de políticos y veladas con invitados como los músicos Fryderyk Chopin o Franz Liszt tuvieron lugar allí. Por otra parte, el Castillo es sede del Museo Regional de Teplice, que conserva una interesante colección que hace referencia a sucesos históricos y culturales, además de importantes obras de arte. La visita no debe pasar por alto los bellos jardines que rodean la propiedad.

  1. Plaza del Castillo y Columna de la Peste

La Plaza del Castillo es el corazón de la ciudad de Teplice y allí se levanta desde 1718 la Columna de la Peste de la Santísima Trinidad, que es la obra más alta del escultor Matyáš Bernard Braun.

  1. Iglesia de San Juan Bautista

Llega el momento de ver la ciudad desde lo alto. Para ello –también frente a la Plaza del Castillo– está la torre de la iglesia de San Juan Bautista, patrono de Teplice. La subida está amenizada con una exposición sobre la historia y los desastres que afectaron a la ciudad a lo largo de los años, como el devastador incendio de 1793, que dio origen a una fastuosa reconstrucción.

  1. Iglesia de la Exaltación de la Santa Cruz y reliquias de San Clari

Luego de bajar de la torre es el momento de caminar unos pasos, en la misma Plaza del Castillo, para visitar esta iglesia que le regaló a la ciudad el noble bohemio Volf de Vřesovice y que terminó de construirse en 1568. Allí se conservan las reliquias del mártir cristiano San Clari, quien fue torturado hasta la muerte, en el siglo IV, por no querer revelar el escondite de una pareja de jóvenes a los cuales había bautizado y casado: ella era hija de una familia rica y él un esclavo. De modo que San Clari es considerado el patrono de los balnearios y del sacramento del matrimonio.

  1. Spas

Cuenta la leyenda que un cerdo rengo fue quien encontró las aguas curativas de Teplice, sorprendiendo a su dueño con su notoria mejoría. Por ello, muchas de las fuentes de la ciudad hacen referencia al animal que cambió el destino de la ciudad. Así, a lo largo de la historia, los emperadores, reyes y grandes artistas acudieron a la ciudad balneario en busca de sus aguas termales. Entre los spas de la ciudad destacan el Balneario Imperial, que debe su nombre a su huésped más famoso, el emperador Francisco José de Austria, y el Thermalium Beethoven (Lázeňská ulička), llamado así en honor al músico que pasó largos períodos en la ciudad buscando el restablecimiento de su salud.

  1. Teatro Krušnohorské

El edificio original del teatro, que se construyó en 1874, se perdió durante un incendio en 1919. Sin embargo, pronto se ordenó la reconstrucción que incorporó bellos elementos del estilo art decó.

  1. Estatua de Mozart

Teplice fue visitado por muchos personajes célebres como Ludwig van Beethowen o Johann Wolfgang von Goethe. Sin embargo, es Wolfgang Amadeus Mozart, que nunca pasó por la ciudad, quien tiene la estatua más importante.

  1. Ex iglesia de San Bartolomé

La antigua iglesia protestante de San Bartolomé se ha convertido en un importante centro social y cultural, al adaptarse su interior con una galería y una cafetería que resulta muy interesante visitar. 

  1. Tren turístico Humboldt

Una excelente forma de obtener una vista completa de la ciudad, los spas y los castillos es tomar la excursión en el tren que sale de la Plaza del Castillo, pasa por el parque de Šanov y llega a la colina Doubravka, donde se levanta otro castillo y se obtienen vistas espectaculares. El tren lleva el nombre del viajero y científico Alexander von Humboldt, quien amaba los paisajes de Bohemia del Norte.

  1. Castillo Doubravka

Ubicado sobre la cima de una colina, este castillo ha tenido una historia tormentosa que lo dejó en ruinas. Sin embargo, fue restaurado y es un punto muy interesante donde, además, se obtienen hermosas vistas de la ciudad.

 

 

LA NOVEDAD: La agencia Premiant City Tour incluyó este año a Teplice en su oferta de excursiones de un día desde Praga.

https://www.premiant.cz/spa/tours/trips-from-prague/

 

Canales relacionados

Experiencia viajera